Etiquetas

,

Paúl Emigdio Suárez García

“Sobras de PES”

Duele dejar seres queridos. Duele morir. Duele “el dolor de ser vivo”. Aterrador enfrentarse a muerte Que películas pintan, Máscaras macabras Que no dan camino a Dios. Difuntos que van al cielo, Al infierno, al antinfierno.

Dolor de no saber adónde se va Después de la muerte, Sólo avisos de paraíso, Castigo y nada. Cuánto temor genera la muerte, Santa muerte que manda el Creador, Como redención. Creyentes que mueren, Sin temor a dejar la vida, Pensando -no en castigo- Sino en recompensa de haber Bien vivido.

Nacer de la nada, Reencarnación del pasado, Presente vivido, Futuro recompensado o castigo. Duele más el dolor de morir, Y el dolor de vivir sabiéndose muerto. Vivir muriendo en Agonías constantes, Que anuncian enfatizando, Futuros inciertos. Un yo muerto, un muerto vivo, Un ser querido fallecido, Un muerto, muerto porque no ha vivido.

Universales pensamientos, Espíritus y almas llevadas como vientos. Qué pensamientos pasan en mentes Antes de morir Y saberse que no han vivido. Panoramas de desolación y perdón. Cara de averno y celestial vida. Qué pensar ante tantas angustias De mustia vida. En la agonía. En la muerte.

Anuncian con llanto decesos, como mariposas de la muerte que sobrevuelan guarida. No detenemos hilos Que mueven mortandades, Mientras promueven danzas de muerte, Pactos de sangre, amenazas de ciega.

Atrayendo lo que no se quiere, Muerte divina, también maligna. Según estatus en que se muere, En que convive. Necrosantas tradiciones Conllevan rituales, Poner en manos de Dios, Derecho a vida y muerte. Destinos con atino Llegan donde busca camino, Ser vivo, perdido o perdonado.

“Nuestros muertos” Repiten voces mundanas, Que no defendieron murieran En espantosas guerras. “Mis muertos”, Que recuerdan con perdón o rencor. “Sus muertos” que expresan temor, De no tener en pena, Lo que no quisieron en vida.

Flores a mortandades, Plegarias a los ya idos, Saludos a las vecindades de cementerios Que no descansan cadáveres, Profanados hasta con impuestos.

Más roban sanguazas, Si no material y líquida podredumbre, Costumbres de acabar al chisme, Con anécdotas necróticas, Calificando en mal o bien al desaparecido.

Plegarias para difuntos, Que oren por vivos, Que soporten dolor de ya idos, Y el temor de enlistados hacia el olvido.

Anuncios