Etiquetas

, , ,

20111205-135731.jpg

Paul Emigdio Suárez García
“Sobras de PES”

Alcancé el Cielo,
Y volé sobre las nubes
Que quedaron a mis pies,
Avisté este mundo,
Este mundo al revés.

Surqué diminuto el Celeste,
Cual pequeño punto del espacio,
Divisé montañas, lagos, ríos y cascadas,
Y como una salvajada,
Ví el grande mundo, empequeñecido
A mis pies.

Todo lo grande que hay sobre mí,
Lo doblegué desde mis pensamientos,
Que adentraron y muy adentro,
En la magnitud y pequeñez
Con que vi la Tierra, la Tierra al revés.

Y quién podría negar
Que abajo es arriba,
Y arriba es el bajo,
Por donde baja el Creador,
O sube nuestro Señor.

En medio de la inmensidad,
Moldee las algodonadas nubes,
Las convertí en ángeles y querubines,
Me sonrieron y dijeron,
Aquí está Jesús.

Entonces pregunté,
¿Porqué este mundo es al revés?
Si alcancé el Cielo, porqué he de bajar,
Cuando tuve las nubes a mis pies.

Pero vi al infinito de un mundo finito,
Avisté males y bondades,
Nacidas de carnales,
Que no tienen cielo,
Sino mundanales vidas terrenales.

Cuanto se ve desde el cielo;
No se ocultan virtudes,
Menos maldades, de palabra y obra,
Ni mortandades por omisiones banales.

Cuando alcancé al Cielo,
No esperé tal descenso,
Que asustado por los vientos,
Me desperté reconociendo,
Que arriba está Dios
Y abajo cohabitamos los mortales.

Este mundo es al revés,
Si al menos el Cielo fuera el mundo,
Y el mundo el Cielo,
Mi corazón de algodón,
Sería nube, cielo, felicidad y perdón,
Y el mundo no sería al revés.

Anuncios