20120122-205048.jpg

Paul Emigdio Suárez García
“Sobras de PES”

En la playa tomada por humanos,
Se ven colores hermanos,
Como la Tierra variados tiene
Aunque se vean extraños.

Aguas cristalinas oscurecidas por la noche,
Hacen milimétricas olas,
Avistadas por el brillo de las luces,
Agitadas por el motor de yates,
Cargados de alienígenas
Cual si fuera un disparate.

Es multitud que ni ve las olas diminutas,
Ni ve lo negro de las aguas cristalinas,
Ni distingue del otro, un yate,
Ni los colores de humanos,
Porque están frenetizadas musicales,
Como cantando alegres y olvidando los males.

Se reflejan en las sombras del mar,
Las navegantes almas buscando alardear,
Aparentemente gozar,
Y gastar de real en real,
Lo que la mar ensombrecida
No puede ni pensar.

Caminantes de costas ya encementadas,
Adornadas de anormales carnavales,
Luces de colores muy banales,
A la medida de los placeres carnales,
Son la sombra del mar,
Contaminado sin gozar.

La ecología y la sombra
No cuentan ni las olas,
Ni las almas perdidas
Que brillan en ásperas alfombras,
De la mar, de la playa,
De los humanos
Y de la vida banal.

A esta sombra se le llama hermoso,
Pues es el desarrollo oneroso
Con la otra realidad,
Que ni oscuras las alumbran
Las olas de la mezquindad.

Anuncios