20120629-195457.jpg

.

Paul Emigdio Suárez García
“Sobras de PES”

Porqué te ríes,
De quién te ríes,
Qué te causa tanta risa,
Si es por debilidad o malicia.

Puedes acaso soltar una sonrisa,
Que demuestre tu pericia,
O una mustia mueca,
Que exprese tu ruina sumisa.

Te ríes del que cae,
Carcajadas por el que sufre,
Eres acaso el ocaso
Convertido en risa.

Mueves tu rostro retorcido
Emitiendo sonoros chasquidos,
Riendo incontenible del que yace perdido.

Y es que la risa buena satisface,
Mas la de malicia es soberbia,
Y ni falta el bufón que atiza,
La idiota risa.

Que sería de la ciudad sin risa,
De una dama seria,
Un caballero amargo,
Niñez y juventud frustrada,
Todas y todos de risa congelada.

Te ríes en desgracias,
Te agracias en ganancias,
Te burlas y sonríes,
Como gula divertida.

Qué sería seria la ciudad sin risa.
Donde nadie se burle,
Ni mendigue una sonrisa,
Caras serias y terroríficas,
Sería tormentosa,
La ciudad sin risa.

Descendencia sería seria,
Del que nació en la ciudad sin risa,
Amargo su rostro,
Sumados rostros señidos,
Al silencio sin ruido,
Sin risa ni sonrisa.

Quién que serio sería,
Hallaría oficio o beneficio,
Como risueño tonto,

Si no serio sería su oficio,
Sin risa ni maleficio,
Y estrés que explote,
A carcajadas en cenote,
Si bien, como profundo manantial,
Del nervio de la risa,

Pues no hay humano
Por ahora o antaño,
Que satisfaga expresión
De maldad,
O simple maña,
De reír de su falsa maraña.

Podrá entonces haber
Ciudad sin risa,
Y vástagos inmunes
A una carcajada de malicia,

Impericia y ganas de tejer,
Tejer la ciudad de hipocresía,
De reír al último,
Llorar al reír,
Morirse de risa,
Como bufón, payaso,
Burlón, así acabaría.

Y entonces, reír,
En la ciudad sin risa,
Sería como inmundicia,
La que acaricia el gesto
De felices máscaras
De una vida ficticia.

Me doy cuenta que te ríes de la nada,
Que de nada sonríes,
Porque insegura y burlesca expresas,
Frustración y envidia.

Ríete de la vida,
Y de la ciudad sin risa,
Atiza fuerte la inmundicia,
Que no es otra cosa que carne,

Ideas y gentes que ríen,
Por vivir placenteras,
En la ciudad sin risa,
Muertos de la risa
Para no llorar,
En esta vida sumisa.

.

Anuncios